27 Nov

FOTOGRAFÍA EJECUTIVA, MARIANA

Una de las cosas que me gusta de ser un Fotógrafo en la Ciudad de México, en este monstruo de ciudad, es que me permite conocer a mucha gente, gente interesante, gente que normalmente no conocería sino fuera por un pretexto para entrar en contacto. Me permite sentir un poco del caos, del lo fortuito de lo imprevisto, de lo inesperado, de la casualidad. Nunca se que tipo de gente me contactará, que tipo de trabajo me solicitará o que historias traerá consigo. Esa parte me gusta y me crea un sentimiento de emoción.

Cuando me contactó por WhasApp Mariana para preguntar por mis servicios de Fotografía de Retrato Ejecutivo nunca me esperé encontrar una historia tan simple como ejemplar. Una chica joven que solo quería una sesión fotográfica para realizarse un Book Fotográfico completo de ella misma, lo necesitaba para crear un stock de fotografías para usar en cualquier ocasión. No quería una Sesión Fashion donde lo relevante es la belleza y la moda, con poses atrevidas y muy del estilo de fotografía editorial. No, Mariana quería algo para el trabajo y para una presentación mas sobria. Platicando con ella por WhatsApp me mencionó mi Book de Retrato Ejecutivo y me dijo que quería algo así para poder usar en todas sus plataformas y redes, – algo formal pero relajado, entendí.

Inmediatamente le propuse todo un estudio fotográfico completo que contuviera varios cambios de ropa y con varios encuadres y poses que proyectaran profesionalismo y confianza.

Cabello castaño obscuro, una edad indefinible pero una sonrisa franca, labios carnosos, buenos modales y una cierta pulcritud y buen gusto para vestir. Gozaba de un cutis terso y sus ojos claros tenían muchas horas de arduo trabajo y dedicación. Su carácter dejaba ver una cierta inocencia que después comprendí como parte de su inteligencia solamente.

Mientras yo le contaba que hacía poco había ido a trabajar al estado de Tampico a realizar una sesión de Fotografía de Producto para una empresa de sillas en un restaurante, a Mariana le hizo clic cuando comenté que lamentablemente se sentía la delincuencia solo al llegar al lugar y que era ya una situación de gravedad el secuestro de un estado tan bello por el narco. Mariana sabia de eso y comentó que había salido de un pueblo pequeño del norte de México y que había visto, ciertamente, toda esa situación de cerca en su estancia por esos lugares y entendí que gracias a su esfuerzo y dedicación a su trabajo había podido salir de allí. Era joven, me llamó la atención que comentara que había ya pasado por distintos estados de la Republica trabajando para distintas empresas, empresas importantes y reconocidas trasnacionales. Su platica era amena y divertida. Dejaba ver la dedicación que le había ayudado a llegar hasta donde estaba. Yo conocía el pueblo de donde venía porque en varias ocasiones estuve de vacaciones allí.

Mariana es delgada y reconoce un esfuerzo de su parte para mantenerse esbelta. Con respecto a su imagen mantiene una selección muy sobria y elegante, sabía perfectamente qué es lo que se necesita para su actividad y el conjunto de ropa que selecciono para la sesión fotográfica era bastante atinada.

Comenzó la sesión con una camisa blanca y un pantalón gris de pinzas. Se veía bien y ella misma se sentía así. Uñas sin color y con barniz, lo que denota seguridad, a mi personalmente las uñas de colores no me gustan y traía un reloj enorme precioso que le enmarcaba perfectamente la camisa.

Las primeras fotos siempre son las peores de toda la sesión por que las personas necesitan un poco de tiempo para acostumbrarse a los flashes y a la cámara, es normal. Sin embargo la platica siempre funciona para relajar a la gente y Mariana tenia mucha platica. He ido en varias ocasiones a trabajar al norte del país y le conté, un par de experiencia entretenidas que tuve, las cuales me ayudaron a capturar alguna buenas sonrisas de Mariana. Luego un saco negro, una camisa blanca y pantalón negro que enmarcaron perfectamente los ojos claros de Mariana, esos ojos bonitos del norte tan reconocidos. Su cabello se veía cuidado, tenia las puntas doradas al final, un destello de rebeldía casi imperceptible dentro de su sobriedad, un detalle muy bien pensado. Después vinieron los vestidos, uno gris de manga media, uno rosa muy claro que podría ser durazno, muy bonito y otro negro de pinzas súper elegante. La combinación de zapatos era perfecta.

En cada cambio de ropa iba viendo los perfiles y los encuadres que le favorecían más y cuando le enseñaba las fotos, ponía a tención en lo que le gustaba y en lo que necesitaba. La sesión fue trascurriendo entre platicas y destellos de luz.

Mariana ya había pasado por varias cosas, se sentía que esa sesión de fotografía era el principio de algo, Mariana se dirige a algún lugar, corona el esfuerzo de algo con esas fotos o pone fin a algo.

Siempre está viajando a algún estado  de la República haciendo labores de su empresa, en ocasiones me hace pensar el la película de George Clooney, Amor sin escalas

Oswaldo Ramírez / contacto@sabinastudio.mx / 5535500290

POST RELACIONADOS:

Fotografía de Arquitectura Para Constructoras

Miedo a tomar fotografías en la calle

Como hacer Fotografía de Retrato, básico!

John Thomson el primer Street Photography. Los inicios de la Fotografía de Documentación Social

 

Oswaldo Ramírez es un Fotógrafo en la Ciudad de México especializado como Fotógrafo de Arquitectura, Fotógrafo de Productos y Fotógrafo de Retrato en Sabina Studio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *