Estudio de Fotografía en Ciudad de México 11 Abr

Mariana es un garbanzo de a libra, y me explico. Le hizo clic Tampico cuando le mencione que acababa yo de regresar de allí, en la primera conversación que sostuvimos, en ésta segunda sesión de fotos sabría porque.

Me había llamado por segunda ves para realizarse otra sesión de fotos, y eso me daba mucho gusto, no había sabido mucho de ella desde entonces, solo que había estado de viaje por todos lados como siempre. Tenia sonrisa nueva, eso era diferente, ahora tenía una sonrisa amplia. Había terminado exitosamente su tratamiento de brackets y había quedado sensacional.

Propuso la sesión para el sábado, ese día no podría ayudarme Roberto, quien siempre me ayuda. Me preparé para tener todo listo cuando llegara.

 

Sorpresas

No solo tenia sonrisa nueva, todo era nuevo, rumbo nuevo, trabajo nuevo. Nos saludamos con gusto. Ahora tenía muchas pulseras en las muñecas, como quien se cuelga cosas pendientes o nuevas. Dos relojes estupendos de diferente color. Ahora no se había delineado en negro los ojos, se veía natural, contenta.

Mariana es muy cuidadosa, traía su ropa de la tintorería para la sesión dentro de las bolsas. Mientras me enseñaba los conjuntos planeábamos la secuencia de los cambios. Un pantalón de mezclilla enmarcaba varias camisas bien escogidas para empezar.

La ausencia de Roberto transporto la platica de Mariana a un nivel más personal. Me lleve varias sorpresas, había cambiado de trabajo, viajado mucho, y entre flashes y platica entro una llamada que otorgó una pausa.

 

Garbanzo de a libra

Mariana se cambio de ropa, se puso una camisa blanca de su empresa, necesitaba una foto para su credencial, con esa camisa. Cuando salió de vestirse tuve un Flashback, la vi como si ella  tuviera 10 años, y trate de decírselo, pero dije otra cosa. Continué tomando fotos sobre el fondo blanco. En ese momento la entendí y entendí la sesión. La camisa, la llamada, y la sesión, por eso es un garbanzo de a libra. Son esas sesiones que uno no quiere cobrar, por lo que son, por lo que significan. La cámara que muestra más de lo que uno puede entender, ni cómo agradecerlo, y lo que significa dejar ir en el tiempo.

 

También se sorprendió

Otro cambio y salió con colores negros, siempre de buen gusto, una camisa trasparente con una falda de brillo también negra, zapatillas de tacón alto y tirantes negros, que enmarcaban el conjunto perfectamente mientras sonaba una canción de los Choclok. La gente se relaciona, somos entes sociables y en algún punto me tocaba hablar de mí. Le comenté que había estado de viaje, y estaba de regreso hace poco. Había pasado algún tiempo desde la primer sesión y había que ponerse al tanto. Le dije lo que me gustaba y lo que me gustaría y donde estaba yo, sentí que algunas cosas le sorprendieron, lo entiendo. Mariana es inteligente y me llevo la platica entretenida e interesante. La sesión estaba por terminar y yo ya tenia hambre. Mariana estaba al pendiente del tiempo del parquímetro de su auto. Le dije que fuéramos a comer y acepto con gusto.

 

Un amburghese con historia

Encontramos un lugar relativamente rapido. Un lugar de hamburguesas que están ricas pero qué calificamos como desagradablemente comercial, una cadena nueva que se hace pasar por un negocio alternativo. La platica fue agradable mientras comíamos. Le platique un poco más de mí mientras disfrutábamos de una de esas glorietas tan bonitas en la Ciudad de México, con mesas en amplias banquetas con jardineras. Mariana también me comparto un poco más de ella, un mundo entero, la escuchaba atento mientras pensaba para mis adentros que hay gente muy valiosa. Me comentaba cosas del trabajo y experiencias de vida que ella pasaba y había pasado, lo dolorosamente superado y temas que quedaban en el aire. Ahora tiene nuevo rumbo y va sonriendo…

 

Oswaldo Ramírez / contacto@sabinastudio.mx / Ciudad de México

 

 

 

Sesión estudio Mexico

 

Oswaldo Ramírez es un Fotógrafo en la Ciudad de México especializado como Fotógrafo de Arquitectura, Fotógrafo de Productos y Fotógrafo de Retrato en Sabina Studio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *