24 Sep

 

Diario de un Fotógrafo en la Ciudad de México

Tour Virtuales 360º : Por gusto y por Necesidad.

 

El tour virtual 360º dejó de ser una novedad para convertirse en una necesidad comercial.

Aun recuerdo el olor del Laboratorio LMI. Ese ambiente de camaradería entre fotógrafos. Entrar al LMI era como entrar al salón de la fama de los fotógrafos. Me resultaba emocionante preguntarme a que fotógrafo famoso me encontraría recargado en el mostrador pidiendo su material o mandando a revelar su trabajo. A veces jugaba para mis adentros a adivinar a quien vería esta vez.

Placas y trasparencias de 4×5 pulgadas postradas sobre cajas de luz eran hábilmente revisadas por los fotógrafos de México en aquella década. La revisión del material en la mesa de luz era un punto de decisión fuerte, porque se enviaba a segundo revelado, y esa iba a ser la toma final. Pruebas de formato medio, hojas de contacto, C-41, era muy bello ese proceso. Nunca me imaginaría lo que estaba por venir.

Esa fue una camada de fotógrafos que se formaron en otro ambiente. Como en una tragedia ambiental muchos perecieron con la llegada de la era digital. En aquellos años las agencias de publicidad funcionaban distinto y eran uno de los nichos fuertes para los fotógrafos. Muchas de las agencias tampoco sobrevivieron al tsunami digital y cambiaron sus plumajes por agencias de marketing o agencias de comercio digital donde el diseñador hace de todo, videasta, fotógrafo, escritor, ceo, etc.

Muchos fotógrafos fuimos guardando poco a poco nuestras cámaras de 4×5 o de formato medio en nuestros closets. Un poco de miedo e incertidumbre nos entraba por la piel, y de vez en vez volteábamos a ver nuestras cámaras en el estante con un poco de añoranza al ver que cada ves las utilizábamos menos.

Lugo, volteábamos a ver nuestras manos y había llegado una cámara nueva, una digital, y cabe mencionarlo, era de mucho menor calidad que nuestras cámaras anteriores y además era de 35mm. Pero el cliente ya no quería placa o rollo, le significaba un doble trabajo tener que escanear para meter las imágenes a la computadora. La odiosa pregunta que hacía el cliente ¿Entregas en digital, verdad?. Esa pregunta dilapidó a toda una generación de fotógrafos y al Laboratorio LMI con ellos.

 

 

Luego, nuevamente, después de años, volví a ver esa nube negra que presagiaba el mal clima. Una firma de arquitectos me preguntó si realizaba Recorridos Virtuales 360º por que querían mostrar unos departamentos en venta. Había llegado algo nuevo. Al principio no le encontré ese sabor creativo que otorga la fotografía y que me gusta, sin embargo me propuse, por gusto y por necesidad, dárselo yo mismo.

Aparecía un horizonte interesante. En un principio veía al Tour Virtual como perteneciente a un área mas cercana al video o los Render 3d, pero no. Comencé a estudiar Fotografía Panorámica 360º y tomé cursos, compre equipo y realicé mi primer Visita Virtual para Airbnb.

Se trataba de una persona que venía de Chicago a poner unas habitaciones para rentar en Airbnb en la Ciudad de México. Ahora soy también miembro del programa de Google Street View Trusted Photographer. Un programa de Fotógrafos de Confianza de Google que se dedican a hacer Fotografía 360º y que Google recomienda por mostrar habilidades en esa área.

Ese olor a nuevo, como cuando abres una caja y se desprende ese olor a nuevo, o como cuando te subes a un auto nuevo y los asientos huelen a eso, a nuevo. Tenía una técnica nueva para realizar panorámicas en Fotografía de Arquitectura. Una técnica que me otorgaba tomas de gran angulaje sin deformación con una rótula panorámica. Hubo que saber más a profundidad sobre el funcionamiento de los objetivos y su relación con los sensores, el punto nodal y algo de programación básica.

El tema de la fotografía para el monstruo de Google es sorprendente. La generación de fotógrafos de los 60s a los 80s vivió una fotografía pura, primaria. Pero la fotografía ahora no necesita de los fotógrafos, a mutado, tiene vida propia, ha sobrepasado su propio discurso fotográfico. Se ven más trabajos extraordinarios en la web que en los concursos institucionales de fotografía.

Hay una fotografía sin fotógrafos, o con una cantidad nunca antes vista de fotógrafos, todos muy buenos, una fotografía marcadamente consumista, fotógrafos a ciegas, sabiéndose a veces arreados por un mercado que usa y desecha, una fotografía que se retrata a si misma para condenarse, una fotografía que tiende a dejar de ser estática con GIFs y tridimensionalidades. Una fotografía que se está reinventando y fortaleciendo, y que siempre conservará en sus esencia el bello discurso del instante.

Oswaldo Ramírez / contacto@sabinastudio.mx / CDMX

 

Oswaldo Ramírez es un Fotógrafo en la Ciudad de México especializado como Fotógrafo de Arquitectura, Fotógrafo de Productos y Fotógrafo de Retrato en Sabina Studio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *